Knauf Knauf

Sostenibilidad

La sostenibilidad como oportunidad

Weiter

«En colaboración con las personas y el medio ambiente»Entrevista con Alexander Knauf y Manfred Grundke

Durante nuestra conversación, ambos socios directores del Grupo Knauf opinan sobre sostenibilidad y responsabilidad, confianza y transparencia, innovación, promoción de los empleados y retos, tanto hoy en día como en el futuro. Alexander Knauf ocupa su cargo actual desde enero de 2013 y es responsable de finanzas y auditoría, asuntos jurídicos y fiscales, procesamiento de la información, administración de existencias y marketing. Los ámbitos de responsabilidad de Manfred Grundke son la técnica de producción, la investigación y el desarrollo, el apoyo técnico de productos, la cobertura de materias primas y los yesos técnicos.

La sostenibilidad supone una oportunidad de pesoEntrevista con Alexander Knauf

¿Qué entienden ustedes por el concepto «responsabilidad empresarial»?

Alexander Knauf: Knauf no es una compañía cualquiera, sino una especial: se trata de una empresa familiar. Como tal no pensamos en hitos a corto plazo sino intergeneracionales. Así, integramos un pensamiento a largo plazo en todo lo que hacemos. Es aquí donde entra en juego el uso responsable de los recursos y, de hecho, de todos ellos: esto puede referirse al uso que hacemos del medio ambiente o del tiempo –también por parte de nuestros empleados–, así como del capital.

Manfred Grundke: La sostenibilidad no es ningún reto especial para una empresa de familia, en la que se da por sentada. Mientras que una sociedad de capitales se orienta hacia los rendimientos del capital empleado, una empresa familiar se centra además en la transmisión ordenada del patrimonio a la siguiente generación. Como es lógico, de ahí que todas las decisiones deban orientarse al largo plazo en lugar de a los resultados inmediatos.

Las decisiones negativas de una empresa también pueden ser duraderas. ¿Cómo se aseguran de que solo perduren las consecuencias positivas?

Manfred Grundke: Desde esa óptica, la sostenibilidad ocupa un lugar muy relevante en Knauf ya que nuestros recursos naturales se encuentran en las canteras. Por ello atribuimos un gran valor a la recuperación tras utilizarlos. Muchos ejemplos positivos muestran cómo a menudo una cantera a la que se ha dado un uso industrial se convierte más tarde en un auténtico biotopo. Si consideramos los yesos sintéticos, observamos que ya se emplean como materia prima secundaria varios millones de toneladas de yeso procedentes de la desulfuración de gases de combustión. Durante los años venideros recuperaremos cantidades cada vez mayores de materiales reciclados en nuestros procesos de producción. Lo ideal sería, por una parte, contribuir a mantener limpio el aire desulfurizando gases de combustión para, finalmente, reintroducir el yeso obtenido a partir de estos en la cadena de creación de valor como material reciclado.

Alexander Knauf: Esos dos postulados son clave. Lo que en un principio parece una intervención en la naturaleza puede convertirse en una ventaja para esta: una cantera renaturalizada constituye un biotopo con mayor biodiversidad que en el pasado. Con esto queremos mostrar que no solo se trata de explotar los recursos, sino de tener un éxito sostenible incorporando a las personas y al medio ambiente.

En general se considera que las empresas familiares son dignas de confianza y, al mismo tiempo, poco transparentes. ¿Hasta dónde estarían dispuestos a llegar para crear confianza mediante la transparencia? ¿Dónde sitúan el límite?

Alexander Knauf: Creo que la línea separadora en realidad está muy clara. En nuestros informes de sostenibilidad hemos seleccionado indicadores unívocos mediante los que deseamos evaluar nuestra actividad. Se trata de indicadores claros y transparentes. La línea divisoria en la empresa familiar divide con precisión entre la empresa y la familia. La familia es privada, como lo somos todos.

Manfred Grundke: También se debe distinguir entre aquello que es necesario para juzgar la empresa y sus actos y aquello que solo sirve para saciar la curiosidad. Cuando se trata únicamente de curiosidad y sensacionalismo nos mostramos, yo diría, un 100 % más reservados. Sin embargo, cuando lo que está en tela de juicio es la empresa y su actividad social y medioambiental, se facilitan todas las informaciones necesarias.

Knauf es una compañía muy diversificada, con numerosas filiales y sociedades nacionales que actúan de un modo muy autónomo. Al mismo tiempo, siguen principios como los valores de la empresa. ¿Cómo se aseguran de que todos actúan del mismo modo en lo relativo a la sostenibilidad?

Manfred Grundke: Creo que toda actuación a corto plazo que no se rija por parámetros sostenibles termina por dañar a la empresa en lugar de beneficiarla. Si una sociedad del Grupo Knauf sugiriese, por ejemplo, explotar de forma irresponsable las materias para ahorrar costes, pronto surgirían problemas con la comunidad o con la región. Atribuimos una gran importancia a colaborar con las personas en las regiones en que operamos y no a costa de estas Se trata, si quiere expresarlo así, de un factor de autorregulación, ya que el afectado se perjudicaría a sí mismo.

Alexander Knauf: Nuestros valores de empresa constituyen el mejor modo de transmitir a las filiales nacionales sus obligaciones como deberes morales. Les explicamos cómo actúa Knauf y cómo deben proceder con respecto al medio ambiente. Creo que esta es la mejor forma de llevar una empresa de organización descentralizada.

¿En qué medida impulsa la idea de la sostenibilidad la actividad innovadora de Knauf?

Alexander Knauf: Me gustaría resumirlo una vez más con las palabras atraer, mantener y desarrollar. Atribuimos una gran importancia a despertar el interés por Knauf de los mejores empleados en potencia. Empezamos ya en los colegios, donde impulsamos, por ejemplo, la iniciativa MINT para las ciencias naturales. Nuestros empleados informan en escuelas técnicas superiores y participan en ferias de egresados. Muchos egresados con especial cualificación optan por una empresa familiar, ya que allí pueden observar antes los resultados de su labor de lo que lo harían si solo fueran un número en una gran multinacional. También nos esforzamos por mimar a nuestros empleados. Ello depende del trato cotidiano pero, sobre todo, del reconocimiento de sus logros. Una parte fundamental de nuestras Juntas Generales Anuales consiste en homenajear a los empleados que se jubilan y que han demostrado su fidelidad a la empresa mediante una labor prolongada, competente y leal. El reconocimiento de los logros ejerce un papel muy relevante en Knauf. Mantenemos intensas conversaciones en el marco del desarrollo de los empleados que, posteriormente, integran la base para un desarrollo estructurado de su formación y de la planificación profesional. Para los jóvenes es muy importante equilibrar la vida laboral y la personal, algo que sabemos hacer muy bien en Knauf.

¿Cuáles son los principales desafíos a los que se enfrentará Knauf en el futuro?

Manfred Grundke: El yeso se utiliza como material de construcción desde hace 5000 años con gran éxito y, por lo que respecta a nuestro negocio, estamos convencidos de que las cosas seguirán así. En cuanto a los aislantes, la eficiencia energética seguirá siendo un tema destacado durante mucho tiempo a pesar de los bajos costes de la energía, algo para lo que estamos bien preparados. En lo sucesivo debemos propiciar un desarrollo exitoso para los próximos 50 o 60 años mediante una cualificación adecuada de los empleados. Es posible que muchas empresas tengan una estrategia similar, pero no tienen a nuestros empleados. Una de nuestras principales tareas consistirá en adquirir la mezcla correcta de empleados bien cualificados y motivados que puedan aportar algo más que los demás en la competencia.

¿Y qué hay con respecto a los riesgos políticos y económicos? No cabe duda de que el conflicto entre Rusia y Ucrania está afectando a su negocio.

Manfred Grundke: Por supuesto, está teniendo consecuencias pero Knauf siempre ha insistido en que el valor se debe crear, en la máxima medida posible en la divisa en que se realiza la facturación. Las repercusiones del conflicto son molestas, pero solo afectan a la paridad de los tipos de cambio. No nos afecta demasiado como empresa que produce en una divisa segura y solo recurre al rublo para la facturación. Por ello, solo nos afecta la paridad de tipos de cambio, algo que debemos sortear. Los negocios en la moneda nacional prosiguen sin apenas cambios. Sin embargo, la coyuntura rusa no está saliendo tan bien parada. A veces pasan estas cosas cuando se actúa a nivel internacional.

¿Cómo se imaginan Knauf y sus productos en cien años?

Alexander Knauf: Deberíamos reflexionar sobre qué condiciones habrán cambiado en los próximos cien años. Creo que probablemente reciclemos más. También es posible que nuestros procesos requieran un esfuerzo menor. Los edificios se construirán de otro modo. Los procesos estarán más automatizados y la prefabricación en obras tendrá un mayor peso, por lo que debemos plantearnos cómo será la construcción modular del futuro. Ya se ha imprimido una casa de cemento. Queremos ser el Apple del sector de los materiales para la construcción: un proveedor de soluciones íntegras y de sistemas, impulsor de la innovación en las construcciones modernas. También deseamos seguir invirtiendo un elevado porcentaje de nuestras ganancias en la expansión del grupo. Además de asegurarnos nuestra subsistencia, con ello podremos acceder a otros países y filiales.

Manfred Grundke: Hasta la fecha Knauf siempre ha demostrado la capacidad de adaptarse a las condiciones ambientales cambiantes. Tal vez aparezcan dos o tres áreas de negocio adicionales. Los nuevos materiales que se fabrican en procedimientos o pasos similares resultan muy interesantes. Una cosa es segura: si mantenemos la dinámica y la capacidad de adaptación que hemos demostrado durante estos 80 años, será Knauf quien genere gran parte del valor.

Puede descargar el informe sobre sostenibilidad aquí:

Informe de sostenibilidad 2013/2014

Informe de sostenibilidad 2012

También puede interesarle:

  • Construcción antisísmica con Knauf

    Los terremotos suponen un gran peligro para las personas, el medio ambiente y la naturaleza en todos los lugares del mundo. La mayoría de los terremotos son de escasa magnitud y, en consecuencia, provocan pocos daños. En el supuesto de terremotos más frecuentes o en áreas geotectónicas delicadas, la estructura de los edificios puede sufrir daños duraderos y, en el peor de los casos, sin que sus correspondientes ocupantes o usuarios sean conscientes de ello. Campo de competencias «diseño sísmico»
  • Empresa global con sentido de comunidad

    ¿Qué convierte a Knauf en Knauf? Es la comunidad. Nuestra capacidad de contribuir al éxito de un proyecto constructivo. Nuestra tradición consiste en hacer siempre lo mejor. Visión y misión